Tu casa más linda

En  Mieres somos conscientes de que presentar bien tu propiedad, con fotos, videos o en persona; es muy importante a la hora de venderla o alquilarla y, por eso, nos gustaría darte una mano para que este proceso sea lo más efectivo posible (¡y hasta divertido!). Muchas veces lo que necesitamos no son grandes inversiones de dinero; sino de tiempo:

1.  Relevo del estado de la propiedad:

¿Está en condiciones? Recorrela atentamente. Entrá a cada cuarto y chequeá pisos, paredes (¿hay manchas de humedad? ¿rayaduras?), enchufes, el estado de los muebles… fijate qué se puede arreglar y qué queda como está. 

2.  Ponerla en condiciones:

Ya inspeccionaste cada rincón, ahora ¡manos a la obra! Aquí buscamos mejorar todo aquello que se pueda y potenciar el atractivo de la propiedad. Asegurate de estar en los detalles:

a) Arreglar agujeros y rayaduras.

b) Verificar bombillas (hasta las de arriba del horno).

c) Si vés que algún cuarto o mueble necesita una mano de pintura no dudes en dedicarle el tiempo. Un cuarto con una mano nueva de pintura le da otra presentación.

d) Limpiar, limpiar y limpiar. Es muy importante que la casa esté limpia así que pasá ese trapo con ganas.

e) Ordenar es igual de importante que limpiar. Una vivienda desordenada es menos atractiva, puede parecer más pequeña y menos funcional.

3.  Dedicarle un tiempo al exterior:

No te olvides de frenar y mirar tu vivienda desde afuera. Es lo primero que se ve y tiene que invitar a entrar. ¿Qué cosas llaman la atención del exterior de tu propiedad? Si tenés jardín no te olvides de  cortar el césped, juntar algunas hojas, ordenar elementos como mangueras, rastrillos, palas o juguetes de tus hijos.

4.  Prestarle atención a los sentidos:

Lo visual tiene el protagonismo indiscutible y nuestra recomendación es subir persianas y correr cortinas para que entre la luz natural.

Sin embargo, no nos conviene olvidar que el olfato también juega cierto rol, por eso queremos darte un tip para estar hasta en el último detalle: ¿qué se te ocurre si pensás en un olor hogareño? Generalmente viene de la cocina, por lo que hornear unas galletitas, un budín o hacer tostadas es una buena forma de que tu visitante se sienta como en casa.

En cuanto a lo auditivo, si hay mucho ruido exterior, cerrá las ventanas. Lo mejor es que no haya música de fondo o, si la hay, que sea tranquila.

5.  Cuanto menos movimiento mejor:

Es mejor que haya poca gente dando vueltas. Lo mismo en cuanto a mascotas: mejor dejarla encerrada o en lo de alguien que la cuide un ratito. No te olvides de guardar los platitos de comida y de agua.

6.  Quitar los vehículos:

Conviene que la entrada esté despejada y, en lo posible, que la cochera esté libre. Así evitaremos tapar la vista de la entrada y se podrá apreciar el espacio disponible de la cochera.