Fundación Oficios: brindando herramientas

Fundación Oficios fue creada en el 2005 con el objetivo de brindar cursos gratuitos de oficios a los sectores de la comunidad de menores recursos y, así, promover su inserción sociolaboral. Hoy están en Benavidez, Milberg, el penal de San Martín, Rojas y Villa 31; cuentan con 5.149 egresados; más de 300 cursos dictados y una tasa de egreso promedio del 76%.

Nosotros somos parte del Consejo Directivo desde hace más de 10 años y en ocasión de la Feria Didáctica Anual que se está celebrando en estos días nos juntamos con Sergio Moreno, su Director Ejecutivo.

Para él, la idea principal de la Fundación es poder establecer un modelo de trabajo: ¨Cuando uno termina algo se siente satisfecho. Hay un montón de cosas en nuestra vida que han sido obvias: terminar el colegio es una de ellas. Bueno, hay 12 millones de argentinos que ese título no lo tienen y deberían tenerlo¨.

Muchos de los que llegan a la escuela trabajan desde chicos en empleos de baja calificación y viven dentro de una lógica de necesidad, por lo tanto, todo pasa por lo urgente y cortoplacista. Es por esto que se incentiva a que los alumnos que buscan un título (todos los cursos tienen títulos oficiales de la provincia de Buenos Aires) empiecen a proyectar y a ponerse metas más a largo plazo.

Nos habla de la importancia y el orgullo que acarrea tener un título, pero también hace hincapié en otro beneficio de la educación formal: el ¨currículum oculto¨.  El mismo conlleva un conjunto de habilidades y hábitos sutiles que preparan al estudiante para ser autónomo en su vida.

Es por esto que en la fundación se enseñan oficios de manera integral, es decir, no sólo van a un curso de carpintería  sino que, además, también les enseñan matemática, seguridad e higiene, desarrollo personal, cultura de trabajo.

Sergio destaca que todo el equipo tiene ¨escucha muy empática porque la gente lo necesita¨. Cuando llegan los alumnos, tanto el director como los profesores se paran en la puerta a recibirlos y saludarlos: ¨estamos ahí en la puerta para verte, para olerte, para verte los ojos, las manos, cómo venís caminando porque hemos aprendido a detectar cosas¨.

En cuanto al armado de las clases, se buscan dos cosas principalmente. La primera es que el docente sea del barrio porque conoce a la gente y va a tener una mirada más comprometida con el trabajo que está haciendo. La segunda es que se cumpla el reglamento: alumnos, docentes y staff de la fundación deben seguirlo estrictamente. ¨Damos clase en lugares en dónde, si no tenés coherencia, no lo podés sostener¨.

Un caso que hoy conmueve a Sergio Moreno, es el de José Valle, que conoció la fundación vía Facebook y hoy está cursando soldadura en Villa 31. José se levanta todos los días a las 04:00 y viaja desde Longchamps hasta Capital, en donde trabaja. Tres veces por semana, una vez que termina su jornada, se va para la villa directo y ahí lo reciben en el taller de la cancha 9, dónde tiene su clase de 18:00 a 21:30. Una vez que termina, se vuelve hasta Longchamps a descansar. El esfuerzo que hace no pasa desapercibido dentro de la fundación, pero, así como la de él, no escasean las historias de personas que hacen todo lo posible para mejorar su situación.

Fundación Oficios abre sus puertas en estos días, con la Feria Didáctica Anual, para mostrar el trabajo que estuvieron haciendo durante el año y para recibir a todos aquellos interesados en acercarse y ayudar. Hoy (viernes 15/11) estarán a las 17:30 en Rincón de Milberg. Están todos invitados a acercarse.