Feng Shui: otra forma de relacionarnos con nuestra vivienda

Junto con la arquitecta Manuela Berraz, nos pareció interesante contarles qué es el Feng Shui y algunos de sus postulados.

Se trata de una antigua filosofía china que busca entender y mejorar la relación del individuo con su espacio y, con ello, su calidad de vida. Es decir, explora cómo mantener y hacer uso de los ambientes de nuestra casa para vivir mejor.

El Feng Shui entiende que a nuestro alrededor hay un flujo de energía vital que se ve afectado por el entorno. Es por eso que postula ciertas formas y hábitos para mantener en cuanto al cuidado de nuestra vivienda.

Por ejemplo, nuestro dormitorio tiene que estar lo más despejado posible ya que se trata de nuestro espacio de descanso. Aquí pasamos la mayor cantidad de horas por lo que esto también se vuelve difícil.

Algunos consejos que encontramos dentro de la filosofía que se enfocan en el dormitorio son:

  • No guardar cosas debajo de la cama. En caso de que no haya otro lugar, utilizar cajas o cajones.
  • Separar los espacios de estudio o trabajo con el de reposo.
  • En vez de guardar la ropa de la temporada contraria (la que no se esté usando) en tu dormitorio, buscar un placard en otro espacio.
  • Tener un canasto para la ropa sucia (y no dejarla en la silla o el piso).
  • Mantener una decoración que no sobrecargue los sentidos.

Consejos generales para el resto del hogar:

  • No bloquear puertas y entradas. Estos espacios tienen que estar casi totalmente liberados de objetos. Lo mismo ocurre con las ventanas: se tienen que poder abrir tranquilamente para dejar entrar luz y aire.
  • Ventilar todos los días. Es importante renovar el aire periódicamente y dejar entrar luz natural. Esto evitará que los espacios acumulen humedad y nos hará sentir mejor.
  • Si trabajás sobre un escritorio, recomendamos sólo dejar sobre él lo que estás utilizando. Todo el resto te distraerá. Si el escritorio tiene cajones, podés dejar el primero libre para guardar todo aquello que uses seguido así, una vez que termines, el escritorio vuelve a quedar despejado. (También te recomendamos esta nota).
  • Desprenderse. Probablemente escucharon este consejo seguido. Una de las formas para lograrlo es poner un tiempo límite por el que vamos a tener un objeto que no consideramos del todo útil.
  • Siguiendo el consejo anterior, es recomendable hacer una limpieza de todos los placares de la casa una vez al año.

Esperamos que esta nota les resulte interesante y los invitamos a compartirla con quién quieran.